Damisela Carta de José Martí a Serafín Sánchez de Diciembre de 1894.

Carta de José Martí a Serafín Sánchez. Bandera de Cuba.

José Martí
 La Edad de Oro
 Ismaelillo
 Versos Sencillos
 Versos Libres
 Versos
 Crónicas y Ensayos
 Discursos
 Presidio Político

 Críticas y Comentarios


Epistolario
Serafín Sánchez
13 de Noviembre de 1894
2 de Diciembre de 1894
1894
8 de Diciembre de 1894
1894
13 de Diciembre de 1894
15 de Diciembre de 1894
1894
Diciembre de 1894
2 de Enero de 1895
1895
29 de Enero de 1895
30 de Enero de 1895
31 de Enero de 1895
20 de Febrero de 1895
Marzo de 1895


José Martí
Serafín Sánchez
Cartas de José Martí


Tres cartas de Martí a Serafín Sánchez de diciembre de 1894, posiblemente hayan sido escritras entre Navidades y Año Nuevo.




[1894]

Sr. Serafín Sánchez.


Mi querido Serafín:


Hoy, de no escribirle largo, casi prefiero, hasta el jueves, no escribirle. De lo de Julio sólo. Por telegrama de Gonzalo, no explicado aun en carta, recibí noticia del de Vd., con la singular novedad de que Julio había visto el cable a Gómez. Ya le telegrafié lo sustancial, que repito el jueves en carta a Vd. y a julio. El cable decía, en lo relativo a él: "Urge reserva Sanguily". Reserva decía, y urge, no porque con esto se implique desconfianza alguna de él, sino porque la publicidad extraordinaria y por desdicha desfavorable e impune, del viaje de julio y de su actitud revolucionaria ha creado en Occidente, y mucho más en las Villas, una agitación que compromete, y casi anula de antemano, con peligro inútil de Julio, todo lo que se pusiera en manos de él. Sacarlo de allí es lo que yo quisiera, y lo haría, si tuviéramos afuera con qué hacerle esperar en la holgura a que él está habituado. El no quiere saber de envasar tabacos, ni de traducir, a peso la hoja, cató~ logos de ferretería. Sobre todo, me inquietó una comunicación extraña en que se alude, de las Villas, a una carta que esperaba Sanguily de Gómez, lo que puede ser, porque sabemos le escribió, pero no había objeto en propalarlo, ni en dejar en vago su significación, todo lo cual demuestra, -con un gobierno que le ha puesto aquí casa a una familia para que por el cariño y los regalos, me rodee en el interior de mi vida, -que se corre peligro grave de estallido fácil de acorralar; o de imprudencia increíble de julio mismo, de la que nos toca, por la patria y por él, guardarlo. En esto no tiene nada que sufrir el hombre. Mi carta a él bastará, y dirá eso mismo. Pero si se me da a elegir entre la posición peligrosa e imprudente sin necesidad, de un cubano, y la seguridad de Cuba entera, ni Vd. ni yo negamos la palabra que tienda a la seguridad de Cuba. El caso es claro. Lo singular es que viera el cable, aunque de ningún modo me sorprende; puesto que, al saber por un detalle de palabra devuelta que el cable-única cosa que no he previsto, había pasado por Cuba, estuve seguro, sin explicarme por qué, de que el gobierno lo había visto, y de que lo había visto julio. Tengo que acabar. El cable nada revelaba. Era así: "Ruego diga G. urge reserva J. Visita hacendados sospechosa término éxitos arreglos verélo en seguida." Con anhelo de las cartas de Vd. que ya vienen andando, apláceme a Rogelio hasta el jueves y dé a la casa mi cariño.


Su

J. Martí



Diciembre de 1894

Sr. Serafín Sánchez.


Mi querido Serafín:


Llega su carta en el instante en que se cierra el correo. Largo se la responderé. Por supuesto que le agradezco lo que me dice, y por eso, y por lo que se lo inspira, lo quiero más. Pero déjeme sorprenderlo. Yo sí tengo fiereza inevitable en tales cosas de dinero; pero la pospongo totalmente por mi patria.


Es mi deber. Si me dan diez mil pesos para la revolución, salgo desnudo en mulo. No es aquí caso de fiereza. Es que en la condición de frialdad aparente en que están las cosas en Cuba, y de pobreza real en que está el trabajo afuera, se hubiera a mi juicio expuesto, más que ganado, con una demanda que les hubiese parecido de escasa justificación,-y que haré, Serafín, si es necesario, en cuanto se asegure en mi conciencia, fuera de toda duda, la realidad de nuestra acción inmediata.-Y nadie resistirá, con el espíritu ya preparado por lo de ahora, nadie resistirá al acento de verdad con que les hable.


Pude errar, Serafín, pero no fue por el encogimiento culpable que me supone. ¿Pues no ve Vd. que para cobrar $25, hay que poner cáusticos? Se va el correo, y lo quiero mucho. ¡Buen año nuevo! Yo sigo por todas partes acumulando. Escribí a Dolores Gómez el correo anterior: pero creo que olvidé las señas -el P. O. B. 263. -No vino B. -Ahora voy a ver a Enriquito.


Su

J. Martí



[1894]

Sr. Serafín Sánchez.


Serafín querido:


Un volante, para decirle que llegue,-que sigo a la obra, de modo que nos acompañe la simpatía pública, y aumentemos lo hecho, mientras adelantamos a cubierto en lo más real,-que el vapor de Puerto Plata ha entrado, y no ha venido Paquito. Yo telegrafío al General, y le escribo mucho por este correo. Pero no digo aun palabra a Cuba; sino como de vaga disposición a algo venidero. Esa duda real es nuestro auxiliar mejor, e indispensable, con enemigo tan preparado y astuto.


Lo demás, si lo queremos hacer, dispuesto como está, se hace en momentos. Allá, manténgame el fuego. Yo lo alimentaré este mes, a cartas y a publicaciones. Que no se pierda lo hecho-y lo que no se puede volver a hacer.-Un abrazo a Vd., y a la casa, de su

J. Martí




José Martí
| Obras Literarias | Breve Cronología | Bibliografía |
| Serafín Sánchez | Epistolario |

| Literatura Cubana | Autores Cubanos |
| Literatura Hispanoamericana |
| Detalles de nuestra literatura | Damisela.com |


Gracias por visitarnos


Última Revisión: 25 de Septiembre del 2007
Todos los Derechos Reservados

Copyright © 2007 by Mariano Jimenez II and Mariano G. Jiménez and its licensors
All rights reserved